21 de diciembre de 2016

quiero besarte y no estás en mi cama
el after ha estado bien
aunque he actuado como una completa imbécil
rompiendo todos los vasos de la casa de tu amigo
no puedo haber nada más triste que el final de un after
cuando todos volvemos a ser el fracaso que somos
y lo asumimos barriendo el suelo, cabizbajos, a modo de despida
quiero besarte pero hace media hora que te has ido al trabajo
y no llegarás hasta bien entrada la noche
apenas he dormido pero ya es de día
mi cuerpo parece decirme algo que no entiendo
elevando los niveles de ansiedad,
agitándome bruscamente el corazón
para que algo estalle alguna vez
estoy sola
no me gusta estar sola
leo sobre esa artista que tanto le gustaba a bolaño
sophie podolski y contemplo sus dibujos horrorizada por su historia
se suicidó con 21años tras internarse en un psiquiátrico
pienso en si conocería el amor
pienso en si le daría tiempo
pienso en todo su miedo
me gustaría ser tu amiga, sophie
desde donde quiera que estés podemos intentarlo
compraré tu libro y te leeré cada noche
y tú me guiarás por caminos inciertos
serás la mano invisible que me arrastre a lugares desconocidos
la lúcida mano invisible que sepa que en ese lugar desconocido estaré bien
podemos intentarlo aunque es un juego absurdo que ninguna entendemos
qué patética adhesión al fracaso
bailemos un baile lento por todos los desarraigados del mundo
por todos los perdidos, los idiotas, los permanentemente muertos de miedo
dime que el miedo también es un camino hacia un lugar mejor
miénteme, sophie, y hazme creer que sirve para algo
que detrás del sufrimiento, debajo, delante, siempre hay algo mejor,
mucho mejor, que todo es cuestión de espera
una espera dolorosa y terrible
que nos conducirá a un campo inmenso de flores salvajes
que ese es el lugar desde donde intentas hablarme
desde donde me susurras que no hace falta encogerse en la cama
llorar mirando al techo, pensar en todas las veces que saldrá mal
miénteme sophie y empecemos de nuevo las dos
digámonos cosas bonitas acariciándonos la mano
nunca más tan solas como ahora
yo aquí y tú ahí
nunca más
a ti también quiero besarte
y tampoco estás en mi cama



19 de diciembre de 2016

haiku

alivio la tristeza
durmiendo dieciocho horas

de cuando vimos animales salvajes de tom ford

seguía teniendo miedo
pero tenía las manos menos frías
gracias al calor de la tuya posada sobre la mía
en la cuarta fila de un cine pequeño de barrio


los dos pensamos que la protagonista era yo
o que había una posibilidad terriblemente alta de que fuese yo
una niña pija malcriada que, por alguna razón desconocida,
siente una profunda insatisfacción vital
constante y aniquiladora
un miedo irracional al fracaso que, sin embargo,
te conduce irremediablemente a él


salimos del cine en silencio,
vigilando nuestras pisadas
seguramente no había escapatoria
acabábamos de ver nuestro final en pantalla grande

14 de diciembre de 2016

breve tratado sobre el insomnio

y todos duermen
como si nada pasara
y yo mantengo el pulso
a esta noche salvaje
para que el resto descanse
sufro las pesadillas de toda la ciudad
y rezo por mis padres
para que no se mueran nunca
para que no me dejen más sola,
aquí
en esta casa vacía
siempre vacía
como las buhardillas viejas del centro
donde todos mis fantasmas
vigilan mis pasos inciertos
desde donde todos ellos se ríen
amargamente se ríen
estruendosamente se ríen
para que no les olvide
nunca


13 de diciembre de 2016

papá me repitió desde los cinco años
que sería ingeniera, médico o una buena abogada.
lo repetía cada tarde después de recogerme del colegio
y sostener mis pequeñas y sudorosas manos
con las suyas, grandes y fuertes
siempre dispuestas para un golpe certero
en la mesa de su despacho de gran empresario
o en la de cualquier restaurante
en donde la camarera tardara más de diez minutos
en traerle su bacalao al horno
serás ingeniera, médico o una buena abogada
seré ingeniera, médico o una buena abogada
maldigo ahora en la larga y tediosa cola del paro

De lo perdido, de lo irremediablemente perdido, sólo deseo recuperar la disponibilidad cotidiana de mi escritura, líneas capaces de cogerme del pelo y levantarme cuando mi cuerpo ya no quiera aguantar más. 

Roberto Bolaño - Post Scriptum

la luz desplomándose en los rascacielos mediocres 
de esta capital triste
antes de las seis ya es de noche
hoy no trabajas 
y te tumbas en la cama 
y yo también me tumbo en la cama
la misma cama ahora que formamos algo parecido 
a un equipo humano
(invento conceptos para ahuyentar la soledad)
escuchamos a los campesinos 
y miramos vídeos guarros de danesas cachondas
y volvemos a escuchar a los campesinos
y me dices mira qué frase tan tierna
cuando dicen algo que no entiendo como:
i ask her to speak french and then i need her to translate
y te digo ¿qué? y te ríes
y la luz ya no está ahí afuera
ahora veo una luna tímida y diminuta por encima de tu pelo alborotado
¿qué pensará la luna?, me digo, siempre ahí, tan lejana entre tanta oscuridad
y te miro y tú también estás mirando a la luna
¿qué piensas? te digo y te vuelves a reír
y suena como si fuera la primera risa del mundo
Estoy enferma de sentir

No como ni duermo
Tan sólo me siento aquí y dejo que las palabras ardan en mí
Sé que la amas a ella
Y no a mí
No, no creo que la ames
Sé que algunas nubes son muy hermosas
Sé que algunas nubes ruedan alrededor del mundo
Tomo todo lo que puedo para llegar al amor
El mundo está hecho de cosas vivas
Las cosas vivas son negras
Negras porque han olvidado de dónde provienen
Yo no lo he olvidado, pero aun así prefiero no sentir
Las zonas que han ardido en mí
Hay mucho fuego aquí, tengo miedo
Lectores, leéis palabras planas
Pero aquí dentro hay momentos
En los que he gritado de dolor
Mientras las llamas me comían.


'Jakob', Dorothea Lasky



no puedo escribir algo que signifique más lo que siento
que el poema de dorothea lasky, 'jakob´
ahí está todo
enferma de sentir, dice 
las cosas vivas son negras, dice
tengo miedo, dice 
ahí está todo
y, sin embargo, cometo la osadía de intentar
sentarme, con mi gato en el regazo, 
a escribir algo que tenga sentido 
afuera la niebla es densa 
y apenas se disipan los edificios altos
de esta ciudad que detesto
mejor así
escondidos, mutilados
que la infinitud de esta niebla extraña
me oculte a mí también