7 de noviembre de 2016

divagaciones mal encaminadas

"derrotar la estabilidad de cada uno en su yo"




he pensado en todas las personas a las que nunca supe querer. tantas. os quería de otro modo, ni siquiera os miraba, quizás nunca hablamos pero os quería de algún modo extraño y absurdo, del modo en que quieren lo perdedores. no hay resignación en esto, las cosas no nos eligen, a veces nosotros sí las elegimos pero en la mayoría de las veces suceden sin intervenciones externas. hoy andaba y la luna estaba ahí, medio escondida y la ciudad parecía entregarse a tu ausencia. los coches mojados, los paraguas, el silencio que opera trágico tras la lluvia. andaba de noche y pensaba en ti. en ti, que te quise -a menudo mal- y en el resto a los que no he sabido querer. qué necesidad de amor más ridícula. de amar. de que nos amen. de aprender de una vez por todas. de continuar. de hacerlo hacia lugares mejores. de que existan lugares mejores.