31 de julio de 2016

no te vayas lejos

no te vayas lejos, amor mío,
no me dejes otra vez,
descalza
torpe
inerme
en esta habitación que tirita tu ausencia
encerrada por propia voluntad
para evitar esfuerzos innecesarios
salir, mirar, sonreír
la gente habla alto en los mercados del centro
y se baña desnuda en lo alto del río y ríen
ríen llenos de júbilo mientras beben vinos baratos
que les anestesia del dolor ajeno-propio-ajeno-propio
todo el dolor del mundo
que es siempre el mismo dolor interminable
que penetra por las humedades del techo
e infecta las paredes de la estancia
no te vayas lejos, amor mío,
no esta tarde, no esta noche
no mañana, no el mañana de mañana
arráncame despacio, como solo tú sabes
los pensamientos lesivos que me infundo
con extremo mimo y precisión
como la gran maestra
en el arte de los sufrimientos vulgares que soy
arrancámelos todos, amor
no me dejes sola
con esta sarta de pensamientos inmundos
que vienen a mí
con una fiereza inaguantable
como si les esperase, desde siempre,
para el combate final

No hay comentarios: