21 de junio de 2015

el motor más importante de la vida es la tristeza

no estoy sintiendo en absoluto
no estoy sintiendo nada de lo que quería sentir
nada de lo que te dije que quería sentir
nada de lo que fingí sentir
te dije todas esas cosas
para que te quedaras
para que no te fueras como todos
para que me abrazaras
para que me estrujaras
mi cuerpo contra tu cuerpo
por debajo de las sábanas
te dije todas esas cosas
porque a veces no distingo la realidad
y me nace la vida en las palabras
sólo en las que me atrevo a decir
y por eso las digo
un poco para acercarme a las cosas
que ansío sentir

20 de junio de 2015


"Recuerdo mi niñez

cuando yo era una anciana
Las flores morían en mis manos
porque la danza salvaje de la alegría
les destruía el corazón.
Recuerdo las negras mañanas de sol
cuando era niña
es decir ayer
es decir hace siglos"

Alejanda Pizarnik



para leer a alejandra
hay que ser tan valiente
y estar tan viva
que el pinchazo de un alfiler
consiga lastimarte

para leer a alejandra
hay que tener valor
furia, rabia
hay que abalanzarse
torpemente
sobre las escaleras
inundadas de escombros

para leer a alejandra
hay que dejarse ir
hay que arrastrarse por el lodo
sumergirse en un pantano seco
y nadar como nadaría una sirena
en un cuadro de chagall

hay algo en la verdad de las cosas que me incomoda

de repente ardo en deseos de besarte
de besarte lento
con cuidado de no lastimar
todas tus partes rotas
tus partes sangrantes
todas las heridas que te hiciste
(que nos hicimos)
en tu otra historia
(en nuestra otra historia)
esa otra vida que tenemos todos
antes de conocer a la próxima chica
(siempre la próxima chica)

ardo en deseos de besarte
de besarte en un único beso largo y certero
un beso que dure todos los años
que hemos estado sin conocernos
un beso húmedo
siempre húmedo
como la sal verdadera
como todo lo que es verdadero
y crece y crece a la orilla del río
mojado y vivo
tierno y fuerte
alejado de lo inerte

b e s a r t e

como si todo fuera un sueño y besando
tus arañazos, tus penas, tus labios secos
pudiésemos abrir un espacio
-un bosque, un cohete, nuestras pupilas-
donde inventarnos sin miedo
una autobiografía menos desdichada
algo cómica y alarmantemente jóven
un diario ficticio del que no arrepentirnos
cada noche antes de dormir
un cuento salvaje sin ansiolíticos
sin antidepresivos sin drogas de diseño
que te recuerdan a los caramelos de tu infancia
y que tomas un poco
por acercarte a lo que nunca fuiste
niño

te mandaría una foto de cómo estoy llorando ahora
qué ridícula estoy
¿por qué lloras?, preguntarías
lloro porque me siento indefensa,
vulnerable e indefensa
como si acabase de nacer
y aún no supiera descifrar el peligro
y sin embargo lo sintiera tan cerca,
como si lo llevara dentro

puedo ver tus ojos a través de la pantalla
me los imagino y los veo mirándome
fijamente mirándome
como si fuésemos a desaparecer pronto
y nuestros recuerdos nos rescataran
de nosotros mismos
(-máname una canción triste-,
esto debe ser un susurro)
tus palabras están ahí, tristes y claras
escritas todas para mí,
cada una de ellas escritas para mí
con silencios cinematográficos
como si a través de ellos
hubiese tiempo para un abrazo certero
o mejor,
para un beso largo
tan largo tan largo
como lo que espero que sea la vida

18 de junio de 2015

estás equivocado mi amor
mírame
mírame por favor
deja que te vea por última vez
no, no te vayas
deja que te diga una última cosa
tan sólo una última cosa
ni siquiera quiero que me creas
de veras mi amor
¿por qué? para mi eres mi amor
no me dejes sin mis palabras
son lo único que me pertenecen
sólo déjame hablar
quédate aquí un rato más 
sólo un rato más por favor
déjame decirte
cuánto te voy a querer siempre
siempre siempre
como si mi existencia no fuese sino contigo
como si mis recuerdos no fuesen sino tus manos
tus manos en mi cuello
en mi boca
en mi culo
tus manos sosteniendo mis recuerdos
mi identidad
mi necesidad de ser contigo
no, no me malinterpretes
esta vez no estoy usando ningún juego sucio
quiero alejarme del victimismo
y no, no quiero tu compasión
no quiero que me perdones
no quiero que sientas lástima por mi
nunca más
tan sólo quiero 
que no nos olvidemos
no al menos demasiado pronto
no tan rápido que me haga sentir desdichada
olvida esto último
tienes razón
soy realmente estúpida
está bien
pero no des un portazo
eso si que no podría soportarlo

16 de junio de 2015

me miro adentro
allí donde yo ya no pertenezco
-sin nombre, sin padre, sin hogar-
me miro adentro
y sólo veo el deseo enfermo
-casi agonizante-
envuelto en vísceras y entrañas
viscosas e inertes
flácidas y sórdidas
que lo maltratan
alegremente
impúdicamente
con venganza
furia
rencor
me quedo absorta
ante el espectáculo grotesco
de mi propia violación
-sálvame- reza el deseo
mi deseo, mi cuna, mi tumba
mi ojos tiemblan,
mis manos enloquecen,
mi cuerpo un animal maldito lleno de odio,
ennegrecido, sucio, repulsivo
-sálvame- reza
me quedo muda como la niña imbécil que soy
no se frenar la rabia contra la que actúan
todos los primates del mundo
no se frenarla
y me uno a ellos
me uno a ellos en un ejercicio desesperado
de permanencia
golpeo, golpeo fuerte
desenmascaro mi propia violencia
soy un ser irracional
estúpido
insensible
soy un ser injusto
despreciable
impasible
no me importo
no me he importado nunca
sigo golpeando
no voy a parar de golpearme
hasta que todos estéis conformes
con lo que he hecho conmigo
hasta que el deseo calle,
ahogado en su propio llanto
hasta que aquí dentro
debajo de mi misma
no haya más yo
que lo que quisisteis que hubiera
la cruel respiración del animal mutilado
el arma de destrucción masiva
más potente del mundo



-¿de veras quiero sobrevivir aunque eso implique mi muerte?-


11 de junio de 2015

las novelas malas se parecen demasiado a la vida

¿nos acordaremos de esta noche
cuando ya no estemos aquí,
esperándolo todo,
sintiéndolo todo,
ansiosos de vida,
de furia,
de pecado,
de eternidad?,
¿nos acordaremos de esta noche,
chico lindo,
cuando ya no quede nada de nosotros,
cuando estemos lejos de esta habitación sudada,
lejos de este tacto de piel joven,
tersa y ahora también amoratada?,
¿nos acordaremos de esta mentira hermosa,
chico tierno,
de este engaño dulce
que creamos para hacernos sentir libres,
infinitamente libres,
asquerosamente libres,
estúpidamente libres?
dime,
¿nos acordaremos acaso
de esto que tal vez existió
cuando estemos hipotecados hasta el cuello
por un alquiler de mierda,
en un trabajo de mierda,
con jaqueca, insomnio, ansiedad
y una familia de mierda?,
¿te acordarás de mi, chico bueno?,
sólo dime eso,
¿te acordarás de que una vez
una chica torpe y asustada
se escondió en tus ojos,
se escondió en tus ojos como quien se esconde en la vida,
como quien huye a tientas de una muerte
siempre cruel y despiadada
hostigada en perseguirla?
algún día, tal vez algún día,
dentro de diez o veinte años,
en el supermercado o en la parte de atrás del autobús,
nos acordaremos de nosotros como quien se acuerda
del pasaje inerte de alguna novela mala
de una de esas que leíamos en la adolescencia
lacrimógena y terrible
donde todo
siempre todo
acaba mal
gracias a aquel dolor
he conocido este placer
y no me malinterpretes
pero así estoy mejor
sucia, roñosa, carcomida
como el animal hambriento que soy
siempre necesitada de, esperando a, fingiendo que
siempre a tientas como si conociera el terreno
y no estuviese tan perdida como quien sabe a donde va

9 de junio de 2015

estoy tratando de que alguien me abrace lento

en algún punto esta quietud va a explotar
puedo oír cómo ruge el perro rabioso
está hambriento
oigo como chirrían sus dientes
con la furia de un huracán lejano
allá lejos, detrás de este silencio
las sirenas anuncian la muerte que vendrá

apenas puedo escucharlas

siento en mis manos el futuro de mi vida
tengo miedo de tropezar y caerme
miedo de descomponer el futuro
mi futuro
en diminutas piezas inservibles
que nadie querría

entre lo que soy y lo que deseo está siempre el dolor

papá me mira desde el corazón de todos los desconocidos
que algún día han de cruzarse en mi camino
me miran y apenas ven nada en mí
se quedan con la mirada perdida
en alguna región de sí mismos

¿hay callejones sin salida donde se puede sobrevivir?

mamá me mira desconcertada
-esta no es la hija que eduqué-
a veces siento que quisiera llorar en mi hombro
quisiera quebrarse por fin y gritarme con furia
-¿dónde está la hija que me robaste?-

ya estaba todo roto cuando llegué mamá

tengo en mis manos el futuro de mi vida
aquí lo tengo aunque nadie lo pueda ver
y pesa tanto como si dentro de él
como si dentro de él
llevara el de todos los jóvenes que murieron antes que yo
el de todos los que nunca supimos vivir

no quiero asfixiarme antes de que empiece este juego macabro
no quiero acabar mucho antes de empezar