30 de abril de 2015

III

La quiebra. Estar en quiebra. A los quince años yo leía las lista de quiebras. Mi lectura, una cacería del fracaso. Siempre he hurgado en los diarios de provincia.
Violette Leduc



se lamenta el universo de su eternidad
el vacío orienta su evolución hacia el dolor
toco su pena en el orificio oscuro                de la noche
nos rozamos tímidos hay labios temblorosos
que nunca se atrevieron a hablar
mi yaga en su yaga

escuece

se reconoce la herida invisible de mi lengua
en la lengua del mundo
el infinito es el labio sangrante de nuestro entumecimiento
qué estoica la angustia por la supervivencia
qué estoica

II

me crecen las arañas
hay pájaros negros clavándose en mi vientre
un cementerio de lobos aúllan
en el desierto lívido de mis costillas
el tiempo llora en mi pecho
me sangran los ojos
de arrancarme
dulcemente
las pupilas





29 de abril de 2015

I

aplasta la palabra
cierra los ojos
mira de frente
el sol en tus párpados
a l í v i a t e
en el fondo del dolor
ya no hay tristeza


28 de abril de 2015

mi infancia, el cementerio

tengo sed
grito mamá entre los muertos
-aléjate
está oscuro-
mi infancia calla pronto
el miedo
lo
d e s t r u y e
todo
papá está fuera
-no vayas-
dice la niña con mis ojos
quédate
dentro
siempre dentro
por debajo de la vida
mi infancia
el cementerio



26 de abril de 2015

tanta autorreferencialidad me destruye

estoy aquí
mírame aquí
ajena a todos
desprovista de mí misma
lidiando contra mi muerte
estoy aquí
escapando de mi única huida
mi condena es
estar
aquí y ahora

la partícula final es el dolor
la partícula final es el dolor

convoco a la vida
al espectáculo ficticio
de mi autocompasión
mírame
me acaricio impasible
mi sexo enfermo
me he arañado los pezones
desde el lugar desesperado
donde mueren las actrices porno
aullando como un animal herido

la partícula final es el dolor
la partícula final es el dolor

sigo aquí
escúchame aquí
tiéndeme la mano
desnuda
tus pupilas húmedas
mi corazón estéril
debajo de tu ausencia
mi ruina
estoy necesitada de silencio
el silencio que precede al desastre
y que me alimenta
por los siglos de los siglos
amén

15 de abril de 2015

estoy dañando a la vida


Los seres que sufren son incontables
prometo iluminarlos a todos

Primer voto del Budismo


¿te das cuenta?
de repente el tiempo pasa
el tiempo pasa ingrávido a una velocidad que me lastima
¿te das cuenta de lo que eso significa?
me siento estúpida rechazando el calor que ansiaba
hay color en los árboles y en los rostros por fin
pero ahora ya no siento nada
los días pasan tan rápidos que apenas me doy cuenta
que es la vida la que pasa
¿te das cuenta?
está pasando la vida
apenas rozándome
todavía no sabe que existo
el sentido de todo es inexistente
y yo he fracasado de la manera más absurda posible
hay chicas hermosas por todas partes
es terrible
tienen el pelo sedoso y unas manos bonitas
de dedos largos de pianista
deben mirarme desde su superior belleza
como a la chica torpe de uñas carcomidas y pelo fatigoso
deben sentir la misma lástima y repulsión
que yo siento hacia mi misma
es curioso
mi pelo es seco y apagado pero también rebelde y fuerte
como la que lo peina sin descanso
lo visible de mi fealdad es una acumulación de
mis temores y prejuicios invisibles a los que alimento
aquí dentro
¿es eso posible? yo así lo creo
no quiero seguir escribiendo un diario lastimoso
y sin embargo es todo cuánto deseo
tengo ansías de leerlo todo para después morirme
una muerte dulce y plácida como el canto
de un pájaro a mediatarde
quiero que nadie se entere de que me he ido
porque quiero que olviden que una vez existí
¿de qué sirve tu recuerdo?
¿de qué sirve que se compadezcan de tu sufrimiento?
todo es en vano
me da asco resignarme a una vida que apenas ha nacido aún
seca y estéril como una vagina enferma
la sangre es vida
pero yo nunca he visto nada más que dolor
la cuasi existencia es un crimen a la humanidad
esta tristeza es una matanza cruel e insufrible
de hombres inocentes y puros
soy el pecado mortal
deseo la paz pero sigo nutriendo
este genocidio interno
soy un monstruo que se teme
¿de qué sirve honrar a un animal herido?

12 de abril de 2015

oda a la existencia fútil

quiero echar mi vida por la borda y no acabar nunca la carrera y no trabajar jamás y dormir en casas de desconocidos que se cansen de mi al tercer día y deambular por las calles con el pelo sucio y maloliente y que mi gato no se muera nunca y no tener móvil ni redes sociales donde enterarme de todas las gilipolleces que hacéis y todo lo que avanzáis siendo seres humanos mediocres con salario fijo y el ordenador más guay del mundo y quiero llegar a vivir muchos años y tener 80 años y seguir pensando estas cosas inútiles y adolescentes que cualquier persona decente me daría una ostia bien dada y me insultaría diciéndome hippie ponte a trabajar o cosas así y quiero escribir poemas sin palabras difíciles que en realidad no entiendo y leer, leer mucho pero siempre al aire libre, no quiero leer encerrada nunca más y quiero no sentirme culpable cuando duerma 18 horas al día y tenga pensamientos suicidas y quiero... quiero sobretodo bailar mucho y canturrear canciones tooooodo el día y tener el pelo largo y hacerme trenzas como pipi lastrum que no se cómo se escribe y también quiero ser actriz y salir en una telenovela y que mi vida sea esa telenovela y quiero ser una estrella por un día y que lynch me bese los pies y me pida salir en su última película y yo decirle que no, que lo siento e irme muy digna con mi gato y mis trenzas y mi vestido roto a dar la vuelta al mundo con todos los camioneros que existan y quiero hacerme monje budista en tailandia y pescadora en sri lanka y quiero irme a la antártida a proteger a los osos polares y luego quiero casarme en una tribu indígena de nicaragua y enamorarme locamente de las nubes y quiero cantar en una boda en las vegas vestida de marilyn monroe y salir en el telediario masturbándome sin prejuicios y quiero tener una casa en un árbol y no tener miedo nunca más de lo desconocido y contar una a una las estrellas todas las noches de mi vida y matar a un hombre malo y quiero quemar todas las cortinas del mundo y que por las noches todos los que habitamos este planeta salgamos de nuestras casas y durmamos todos juntos y quiero que las palabras se incendien y salgan chispas de todos los libros y de todas las pantallas y que el incendio nos consuma y nos alimente a la vez y quiero vivir y quiero la vida y quiero no morirme nunca hoy

10 de abril de 2015

ma rage d'aimer donne sur la mort comme une fenêtre sur la cour

hay algo en este dolor que me mantiene viva
nació en mí
sobrevive en mis entrañas
se alimenta de mi sangre, de mis tóxicos,
de mis intentos fallidos de calor
todavía existo debajo de esta pena
me desnudo frente a mis muertos
me dejo acariciar por su sexo vacío
ingrávido y magro
qué espera de mi
qué espera de mi
qué tengo dentro que aún me obliga
a bramar asqueada