23 de noviembre de 2014

debería sellar mis labios y dejarme dormir el tiempo suficiente para que mi pelo toque mi vientre seco

si alguna vez lo entendí
se hizo tarde
cayó la noche demasiado pronto 
sola
 en esta habitación 
en la que nunca supiste tocarme

siempre demasiado pronto
demasiado jóvenes
demasiado estúpida
para entender
sacrificarme
dejarme para siempre
tirada en la calle
un animal hambriento
buscando calor
y un callejón sin salida

pienso en ti 
sigo pensando en ti
y esto no es un poema
yo no quiero escribir un poema
que hable de nosotros
no no no
esto no es un poema
me niego al amor
a los llantos
el rencor
el perdón
todo lo que sentimos
antes de caernos
matarnos
morirnos

solo estoy
 hablando conmigo misma
a las tres y media de la madrugada
de otro miércoles más
porque si esto fuera un poema 
ya estaría en la papelera
convertido
 en un montón de ecuaciones matemáticas
que no significan nada

porque si esto fuera sólo un poema 
no dolería tanto
aquí
mira aquí, toca
no está morado 
porque lo convertí 
en un color mejor
con el que sorprender 
a mis nuevos amantes

el deseo
siempre esperando el deseo
me coloreo el pelo cada domingo
para ser una chica distinta
me miro en el espejo 
y pienso en romper ventanas
para que me salves
de una muerte
que será lenta y enfermiza
nunca valiente
ni huidiza
como la de un pájaro estrellado

4 de noviembre de 2014

todo es decepcionante sino te escondes

invento excusas torpes para no acordarme de quién soy
me levanto temprano
bebo la leche fría
y mastico una pastilla blanca
demasiado blanca
para que sea real

invento excusas pero son tan malas 
como la nueva caja de ansilíticos
escucho música y pienso en todos los músicos
leo poemas y pienso en todos los poetas
miro a mi alrededor
nadie camina despacio
pienso en todos los que saben cómo vivir
y viven
y parece que viven

y sigo inventando excusas
no me miro el pelo
no me toco las manos
no existo si no abro conversaciones de whatsapp estúpidas
basadas en alguien que nunca he sido