11 de julio de 2014

el verano asfixiante es la infancia, el resto es glaciar

"Las tres de la mañana. Las cuatro de la mañana. El alma es friolenta, el corazón no está tranquilo, las manos están vacías, el pie que movemos dentro del zapato no demuestra que estemos vivas, estamos lívidas hasta la punta de los dedos,  nos apretamos las unas contra las otras, esperamos el día. La vieja reinita desteje su bufanda, destruir la embellece. " 

Violette Leduc



tengo frío en esta habitación, 
un frío lento y enfermizo 
que me encoge todo el cuerpo 
y me inmoviliza, 
sin que apenas me de cuenta. 
no se lo digo a nadie, 
la niña calla, 
la madre duerme,
pero estoy muerta de frío, 
de un frío tan aterrador 
que no tiene origen, 
como los huracanes absurdos 
que derrumban islas enteras 
sin esfuerzo. 
yo soy esa diminuta isla del atlántico,
aterrada y sola frente a la inmensidad,
y este frío que siento podría tener 
uno de esos nombres inocentes y estúpidos 
que se inventan los infelices
para que la muerte 
suene bien en el telediario. 
sandy, wilma, rita, lisa
podría gritarle así a mi frío
emily, vicky, nicole, kate
y nunca me respondería, 
ana, paula, rose, irene,
¿por qué tirito en un incendio?,
¿por qué envejezco prematura?,
¿por qué ese color extraño
en la herida de mis huesos?