18 de enero de 2014

escribo como enfermedad

Vida: única manera
de cubrirse de hojas,
tomar aliento en la arena,
alzar el vuelo con alas;
ser perro
o acariciar su cálido pelaje;
distinguir el dolor
de todo lo que no lo es;
tener lugar en los hechos,
meterse en las vistas,
buscar el menor de los errores.
Excepcional ocasión
para recordar por un momento
sobre qué se habló
con la lámpara apagada;
y para una vez al menos
tropezar con una piedra,
mojarse con alguna lluvia,
perder la llave en la hierba;
y dirigir la mirada tras una chispa en el viento;
y sin cesar no saber
algo importante.
Wislawa Szymborska



volver a escribir
como quien no tiene escrúpulos
como el asesino despiadado
o el violador desalmado
escribir porque llueve
porque tiemblo
porque intento sentir
el cuchillo frío
en la herida
de mis huesos